–> HONDURAS Agosto09

3dflags_hnd0001-0003a

Durante el mes que llevamos de viaje, mis papas y yo hemos decidido vivir nuestras propias experiencias, claro que tomaríamos en cuanta los comentarios que la gente nos hacía puesto que sabemos los hacen por nuestro bien.

Al salir del Salvador, todo lo que menos habíamos planeado y lo que menos esperábamos que fuera a pasar, pasó!
El plan original era salir, como de costumbre desde temprano para llegar de preferencia ese mismo día a Nicaragua, ya que por la situación política de Honduras y las recomendaciones de nuestra familia, conocidos y amigos, no pretendíamos quedarnos en dicho país hasta nuestro regreso. Pero el plan original iba cambiando desde el momento en que nos despertamos, y es que en lugar de despertarnos a las 7am como normalmente lo haríamos, abrimos los ojos hasta las 10am, lo cual ya era bastante tarde, pero no importó, los tres ya queríamos continuar, pasamos a cargar gasolina para Toy y no habíamos ni entrado a carretera cuando de pronto un ZAZ.PUM.CUASH! se escuchó y La Toy dejó de caminar… Sí, por supuesto que los 3 nos volteamos a ver con cara de “Esto no nos puede estar pasando” y es que ya cualquier cosa que pasara con nuestra casita, nos preocupaba demasiado. La Toy ya no era sólo un motorhome, ahora es parte de nosotros, es como un miembro más de la familia y lo que menos queremos es que le pase algo.
Papá bajo rapidísimo a ver que pasaba y tan pronto lo hizo se dio cuenta que habíamos caído en un gran bache, lo que por un momento no nos permitió continuar y es que Toycita ya no prendía. Gracias a Dios (como siempre) caímos frente a un taller mecánico, en donde nos ayudaron a ver que pasaba. Nosotros 3 ya medio sabíamos que hacer; papá se encargó de averiguar que pasaba, mamá de organizar el tráfico y yo, estar dentro de La Toy para cuidarla, y pues ahora para prender el motor cada que los mecánicos me lo indicaban. Pero la condenada Toy de plano no prendía y eso nos preocupaba cada vez más, en verdad llegamos a creer que tanto la subida de Panajachel, como esto, eran señales de que debíamos parar el viaje y fue por eso que pedimos una respuesta, si Toy prendía antes de que empezara a hacerse de noche, era obvio que debíamos continuar.
Durante nuestra espera, muchas personas se acercaron a nuestra ayuda, unos para remolcarnos, otros por simple curiosidad y un señor, aunque suene súper extraño, lo hizo para comprarnos a La Toy. Pueden creerlo? Literalmente nos sacó un fajo de dólares, él ya quería que en ese momento nos bajáramos del motorhome y se lo diéramos, que porque era dueño de 5 circos y le había encantado. Obvio, sabemos que Toy está preciosa, no por nada la compramos nosotros, pero no podíamos venderla, mucho menos por lo que ahora Toy significa para nosotros, a demás cómo se suponía que continuáramos? Y como por arte de magia, los mecánicos se dieron cuenta del problema de La Toy lo cual para nosotros significó sólo una cosa, nuestra Toy no quería ser vendida, quería continuar con nosotros, así que le cambiaron la manguera de la gasolina que se había roto por el golpazo que se metió al caer en tremendo hoyo y volvió a prender, sin ningún problema.
No dudamos ni un segundo, dimos gracias, nos despedimos y nos fuimos, aún nos faltaba mucho camino que recorrer y ya íbamos medio atrasados.

Llegamos a la frontera de El salvador-Honduras, en donde todo salió sin ningún problema, si tardamos 2 horas por tantos papeleos (a los que ya nos estamos acostumbrando), pero nada preocupante como se nos había mencionado, de hecho los policías nos recibieron muy amablemente.
Continuamos el camino, pero la noche llegaba y con ella también llegaban nuevos planes, era un hecho que a Nicaragua ya no llegábamos, y lo confirmamos gracias a unos policías que nos detuvieron en medio camino cuando aún había un poquito de luz para multarnos por no traer un reflejante, y algunas otras señales que le hacían falta a la casa rodante. Ush que suerte! Pero hasta eso, todo tranquilo, los policías nos hicieron la plática, comieron naranjas con nosotros y pues hasta nos recomendaron quedarnos en Honduras, Tegucigalpa ya estaba a sólo hora y media.
Y por qué no intentarlo una vez más? Ya si de plano veíamos que no éramos bien recibidos pues sólo nos íbamos.

Seguimos avanzando, pero en cuestión de segundos, el cielo ya era negro y la vista de mi papá prácticamente nula, a demás de cansada. Así que lo mejor sería buscar un hotelito para dormir. Pero no, después de ver los precios, el hotel no era una gran idea jaja y no nos quedó más que avanzar, sólo que la carretera no era muy segura, y que mi papá manejara de noche era lo que más nos preocupaba, teníamos que buscar donde dormir. Y encontramos un fraccionamiento donde aunque sin luz y nada, pudimos quedarnos, total, solo sería una noche. Pero que noche! No dormimos nada, empezando por los ruidos de los camiones que pasaban por ahí y que a demás hacían temblar a La Toy, el calor no ayudó mucho y la seguridad del fraccionamiento tampoco, bueno en realidad si, pero a cierta hora los policías de cada caseta tienen la orden de tirar un disparo al aire y como nosotros no sabíamos que eso era su rutina, nos espantamos un poco, bueno, yo un mucho, me desperté de un brinco y terminé llorando! Al parecer estaba demasiado irritable ese día jaja.
Gracias a Dios despertamos sanos y salvos, y más tardó en salir el Sol que en lo que nosotros ya íbamos rumbo a Tegucigalpa, en donde Don Juan (el papá de mi nueva vecina en México) era nuestra esperanza.

Llegamos a Tegu, y lo primero que hicimos fue hablarle a Don Juan, quien muy lindo fue por nosotros para llevarnos a su casa. Ahí pudimos instalarnos, pero sólo por un tiempo y es que la seguridad en Honduras no es muy buena para estar hospedados en la calle, bueno, eso nos lo dijo Don Juan, quien estaba preocupado por nuestro cable de luz y sobre todo por el camioncito.
Gracias a él tuvimos a nuestro primer gran contacto para hacer visita a Hospital, el Gran médico Omar Mejía, quien es muy famoso en Honduras por su buena labor como médico-cirujano y a demás por su don de voluntariado ayudando a los niños quemados como presidente de la fundación FUNDANIQUEM (Fundación para Niños Quemados), quien también fue todo un ángel para nosotros ofreciéndonos su apoyo y presentándonos al Director del Hospital Escuela, el Doctor Barahona y a todo su equipo, quienes desde un principio nos escucharon con mucha atención, creyeron en nosotros y a demás de permiso para hacer visita, nos consiguieron vales de despensa, nos hicieron varias citas con los medios de comunicación de Honduras y  por si fuera poco, un lugar mucho más seguro para instalarnos. Así fue como conocimos a Don Ramón Sánchez Borba, el presidente y fundador de CRISAQ (Fundación Cristiana de Asistencia a Quemados) quien no sólo es un ángel, un amigo y una gran persona, es también un gran ejemplo a seguir para todos nosotros, ya que es uno de los pocos sobrevivientes del accidente aéreo de SAHSA que hubo en Honduras en 1989, lo cual lo motivó a abrir este centro de rehabilitación para brindar ayuda, ya que cuando el lo necesitó, se dio cuenta que en el país no existía ninguna institución que proporcionara este tipo de servicios.

Gracias a todos ellos fue que nuestra estancia en Honduras fue lo mejor, que pudimos vivir experiencias inigualables en los hospitales y conocer gente con un gran corazón.

De verdad nunca imaginamos que este país fuera a abrirnos las puertas de la manera en que lo hizo, en especial por la situación que en este momento viven. Sí es un poco triste ver que este hermoso país tenga que expresarse de esta manera para ser escuchados, pero a la vez nos ponemos a pensar y las marchas y bloqueos, es algo que en México pasa constantemente y por cualquier cosa; los hondureños son excelentes personas, que a demás tienen un gran compromiso con su país, por eso esperamos de todo corazón que esto se resuelva lo antes posible, para que gente de otros países puedan darse cuenta que Honduras no solo es lo que se dice en las noticias. Honduras es amor, orgullo, coraje, compromiso y todo eso lo hemos comprobado al estar aquí, al convivir con su gente, al conocer sus hermosas playas y al verlos tan motivados apoyando a su selección que por cierto les pagó con la mejor moneda ganando 4 – 0 vs. Costa Rica.
Nosotros como mexicanos, estos momentos son los que nos llevamos y los que se quedan guardados en nuestras memorias.
Entregamos todo nuestro corazón al hacer Risaterapia en el Hospital Escuela y en CRISAQ, y tanto los niños, como papás y el personal nos recibieron de la mejor forma, pasamos increíbles momentos y nuestro corazón, que ya habíamos entregado, nos lo devolvieron lleno de amor y sonrisas que jamás olvidaremos.
Fuimos tratados como todos unos “rock stars” jaja y es que fueron tantas las entrevistas que dimos que la gente ya nos reconocía en la calle, cosa que tampoco imaginábamos.
Conocimos Tela, una hermosa playa que está a 6 horas de Tegucigalpa, y a pesar del trabajo que nos costó llegar ahí y del dolor de oídos por la altura y el nivel del mar, la recompensa fue maravillosa, un lugar tan tranquilo en donde todo era naturaleza. Ahí pudimos nadar como si el mar fuera una alberca enorme debido a la tranquilidad de sus olas y a la rica temperatura del agua. Era como estar alejado de todo y de todos y entonces pasamos tres días disfrutando al máximo.
Sentimos y vivimos el apoyo de todos los hondureños al saber que México se enfrentaba a Estados Unidos, diciendo que el marcador sería 2-1 …  y así fue!

Y bueno, el conocer a personas tan maravillosas es algo que se queda por siempre en nuestros corazones.
No tenemos cómo agradecer tanta amabilidad, tantas atenciones, tanto cariño y sobre todo tanta fe en nosotros como personas y médicos de la risa. Ojala pudiéramos ponernos una nariz roja todos las personas, no solo de Honduras, sino de todo el mundo para que todo fuera mucho más fácil y sino más fácil, al menos si más divertido. Y que así como nosotros buscamos transformar los dolores y las enfermedades en sonrisas, todos pudiéramos transformar los problemas en carcajadas!
Así que ya lo saben, sonrían siempre! Da mucho más luz que un foco, y gasta menos electricidad!

Mientras nos despedimos dejándolos a la expectativa de nuestra siguiente parada…Nicaragua!Los queremos!

Anuncios