–> GUATEMALA JULIO09

3dflags_gtm0001-0003a

Al fin llegamos al primer país de nuestra Ruta: Guatemala que de mala no tiene nada, de hecho la bautizamos como GUATE-AMALA y en seguida sabrán por qué.

La mañana del 21 de julio salimos de San Cristóbal de las casas para continuar con nuestro sueño, fuimos despedidos por una gran familia y entre risas, abrazos, llantos y oraciones subimos a la Toy en busca de la dirección que nos llevaría hacia nuestro siguiente destino, pero ya no era otro estado más, ya no sería la misma gente, la misma moneda, la misma bandera…nuestro país!

Y como dirían mis amigos, ya no seríamos más Territorio Telcel jaja, cosa que aunque suena divertido y simple, fue de vital importancia para nosotros 3 porque sabíamos que la comunicación ya no sería la misma. Ahora saber de nuestra familia y amigos dependía más que de un simple mensaje para saber qué estaban haciendo o para informarles que íbamos a estar conectados a cierta hora en Internet y así platicar vía webline.

Aquí era donde la verdadera prueba comenzaba. No había rutas, mapas, planes, ni conocidos o familiares esperándonos, lo único seguro que nos esperaba era la primer ADUANA que debíamos cruzar, lo cual nos tenía muy nerviosos, no sabíamos qué papeles teníamos que entregar, qué tramites debíamos hacer, en dónde estacionar a la Toy, es más, no sabíamos si tomar fotos o no.

Gracias a Dios todo fue muy fácil, sólo teníamos que seguir unos cuantos pasos.

El primero era entregar nuestros pasaportes, después nos bajaron del vehiculo para fumigar a la Toy por eso de la influenza, luego nuevamente entregamos nuestros pasaportes para que nos lo sellaran y para finalizar, pasamos al banco para pagar el permiso de la Toy, como ven no suena tan mal, y todo esto tomó unos cuantos minutos. Lo único que nos costó mucho trabajo entender, y que por cierto nos tomo unos cuántos días, fue el cambio de moneda, de pesos mexicanos a quetzales y por supuesto que no tiene nada que ver con lo que nosotros como mexicanos estamos acostumbrados, pero bueno, al final aprendimos y logramos darnos cuenta de que todo allá está el doble de caro. Aunque usted no lo crea!!

Ya superada la primer prueba, continuamos nuestro camino por la carretera, fue… ufff…, no se cómo explicarlo. Fue emocionante porque ya estábamos en otro país; conmovedor porque cada vez estamos más lejos de nuestra familia y amigos y aunque sabemos que eso es parte del sueño, no podemos evitar sentir nostalgia, de hecho mi papa ya lo bautizó como el síndrome de la carretera, y es que  cada que partimos a un nuevo lugar, a alguno de los 3 nos da por llorar, especialmente a mi mamá jaja; pero también fuimos inundados por un sentimiento de expectativa… Qué era lo que el destino nos tenía planeado esta vez??

Y una vez más el destino no se equivoca.

Llegamos a la 2da ciudad más importante de Guatemala, Quetzaltenango. No teníamos ni idea de dónde quedarnos, recorrimos 3 veces la misma avenida preguntando por el dichoso Hotel del Campo, que era el único Hotel que se encontraba escrito en la guía que los Mackenzie nos dieron. En realidad llegar ahí no era tan difícil, era sólo la diferencia de significados que le damos los mexicanos y los chapines (personas de Guatemala) a las palabras, por ejemplo, para nosotros derecho es seguir el mismo camino, sin vueltas ni nada; para los chapines, derecho es dar vuelta a la derecha y recto es lo que para nosotros significa derecho. Entonces pues ya imaginarán, decían derecho y nosotros obedecíamos las reglas jaja.

La verdad no teníamos planeado estar ahí más que la noche en la que todos descansáramos, pero al ver las actividades que el lugar nos ofrecía, pues no dudamos en quedarnos. El primer día recorrimos el centro de la ciudad, compramos fruta que por cierto es mucho más fresca, comimos en un mercadito y disfrutamos de las construcciones, el parque y su gente.

Visitamos las fuentes Georginas, que fue todo una aventura, empezando por levantarnos temprano para llegar a la mejor hora posible a aquel misterioso lugar, y digo misterioso porque no son fuentes, son albercas naturales de aguas medicinales, sulfúricas y termales, formadas debajo de montañas volcánicas, lo imaginas? Bueno si no, imagina que si están entre montañas, es lógico que nosotros debíamos llegar hasta ellas y la única forma de hacerlo era en una pick up que se encarga de trasportar a las personas que viven ahí a sus aldeas o a los trabajadores a sus tierras de cultivo. Quedamos sorprendidos, de verdad mil respetos para todos ellos, créanme, subir a las 7am en medio de montañas y neblina, con un clima de 7° u 8° C  y muchísimo aire debido a la velocidad de la camioneta no es nada fácil. Pero al menos para nosotros la recompensa era perfecta y es que el lugar es hermoso y la compañía que pudimos encontrar en ese lugar fue aún mejor.

Ahí conocimos a unos estudiantes de arquitectura que visitaban el lugar desde Barcelona, pero no únicamente eran turistas, iban de voluntarios en un increíble proyecto que consiste en ayudar a la gente de Guatemala a construir sus propias casas con materiales reciclables y abundantes en ese país. Les mandamos muchos saludos y felicitaciones por esa labor!

Y a demás de ellos, conocimos a nuestros ahora amigos: Lilly y el Doctor Abel. A quienes les damos infinitas gracias por todo su apoyo, por abrirnos las puertas de su casa, de su familia y sobre todo de su corazón, por dejarnos compartir con ellos el sueño que nos une y la actividad que nos motiva a continuar haciéndolo, que es Risa terapia. Conocerlos ha sido una de las mejores experiencias que hemos tenido, es increíble cómo pudimos formar un vínculo tan grande entre nosotros y no solo nosotros, entre su familia y hasta sus amigos y vecinos (La familia Cifuentes) de quienes también estamos encantados de conocer y quienes igualmente sin conocernos, se acercaron a nosotros a través de sus hermosos pequeños y nos ofrecieron su ayuda, sus conocimientos y su compañía. Los queremos!

A Doña Emma, Don Alfredo, Lilly, Abel, Amaelys, Doña Polita, Ewing, Luis y Mayra, bueno a toda esa hermosa familia: Muchas Gracias por ser nuestra Familia Adoptiva, por aceptarnos como tal, por creer y confiar en nosotros, por hacer de nuestro recorrido algo mucho más fácil y placentero.

Y bueno creo que debo de comentarles a ustedes por qué es que estamos tan agradecidos con ellos, pero es que desde que nos conocimos, surgió entre nosotros un gran química, y sin pensarlo mucho, nos ofrecieron su casa para estacionarnos ahí, nos invitaron a comer con toda la familia, nos consiguieron contactos en otras partes del mundo, fueron nuestros guías y algo que nos dejó más y mucho más es que el Doc. Abel vio la forma de dejarnos hacer visita en uno de los hospitales de por allá y que a demás se dieran la oportunidad tanto ellos como sus papás, de vivir con nosotros lo que amamos de Risaterapia, que es llevar amor y alegría a todos los niños del mundo, en ese caso en situaciones vulnerables.

Conocer Guatemala ha sido un placer, tantos y tan hermosos lugares nos han dejado sin habla. Pero sin duda, hacer visita y conocer a niños tan hermosos, que aunque con un poco de miedo y sin saber quienes éramos, nos recibieron y nos permitieron vivir mágicos momentos, llenos de alegría y de grandes lecciones de vida, ha sido lo mejor. Pero no lo único que vivimos.

Panajachel, el lago de Atitlán que para nosotros como familia fue de los mejores lugares que visitamos durante este país y que también nos permitió conocer a increíbles personas, como el dueño del hotel Visión Azul (Don Eduardo) quién nos platicó su experiencia de vida y nos ayudó durante nuestra estadía y a Maureen y Chris (viajeros de USA y Costa Rica) quienes nos hicieron compañía en aquel hermoso lugar y que a demás fueron parte fundamental en nuestra primer aventura titulada por todos los chapines como “Panajachel. La prueba de fuego”

Y si que lo fue. Ahora hasta risa nos causa, pero tanto Toy como nosotros y la gente que iba en sus vehículos por la carretera pudimos haber vivido algo peor, pero gracias a Dios aparecieron los ángeles del camino y no pasó a mayores. Quieren saber que pasó?…

Pues resulta que saliendo del hotel Visión Azul, rumbo a la casa de nuestros amigos Lilly y Abel que ya nos esperaban, nos encontramos con que la bajadota de la carretera que en un principio nos había constado trabajo para llegar al lago, se había convertido ahora en una subidota que forzosamente teníamos que subir para salir de ahí, y pues si de bajada fue difícil, ya imaginan la subida. De plano nos quedamos ahí, en plena pendiente, fue hasta entonces cuando nos percatamos que estábamos en el interior de un volcán y que La Toy ya no subía, y aunque bajábamos de nuevo para tomar vuelo, no funcionaba. Y nada funcionó. Pasaban camiones a los que les pedíamos ayuda para que nos empujaran pero no querían, algunos otros se detenían y personas trataban de empujar a Toy, pero pues ni en sueños, no contaban con que pesa 2 toneladas, más nuestro equipaje, compras y nosotros mismos. Lo bueno fue que todo se resolvió con una cuerda, la ayuda de Maureen y Chris y un policía que nos remolcó con su camioneta hasta pasar los 100m de subidas.

Ufff… La vimos difícil, obvio nos preocupamos, pero la libramos y así escoltados por el amigo Toyota de nuestra Toy, (osea el vehículo de Maureen y Chris) fue que llegamos hacia el siguiente punto; un bloqueo de carreteras, hecho por los trabajadores como medio de manifestación para exigir apoyo y mejores salarios, lo que nos mantuvo esperando por 15min. Mientras nos dejaban pasar.
Wow, bastantes emociones por un día no? Ya era hora de algo más relajado. Lo bueno es que la familia del Doc. ya nos esperaba para comer, eso fue de gran ayuda y con una deliciosa comida y una muy amena plática fue que pudimos distraernos de lo que nos había ocurrido, para después dar el Tour por Guatemala City, la cual nos pareció muy similar a nuestro querido México! O será que lo extrañamos tanto?
Bueno, como sea, nuestra visita ahí fue excelente!
Pero ir a Antigua estuvo mejor. Que lindo lugar, cuando llegamos dijimos de todo, “Si, se parece a San Cristóbal de las Casas” “No, ya se, es como Coyoacán” “Me siento en Valle de Bravo”. Pero la verdad, es que Antigua es único! Una hermosa ciudad sumergida en ruinas que nos ofrece deliciosa gastronomía, muchos destinos turísticos, e increíbles construcciones.

Como ven, las crónicas cada vez se hacen más largas y es que no puedo omitir todo lo maravilloso que hemos pasado, de hecho si vivieran lo que nosotros estamos viviendo, les faltarían muchísimas hojas para poder contar todo lo que ahora quisiéramos contar, pero esto sólo es un adelanto de lo que a nuestro regreso podrán vivir a través de todas las fotos y videos que hemos tomado y a través de nuestros relatos.

Mientras les dejamos unas fotitos para que se den una idea.