EL REGRESO

Pues si, hemos tardado mucho tiempo en escribir de nuevo, pero es que apenas entramos a nuestro país, no desconectamos un poquito del Internet, para poder volver a hacer nuestras actividades cotidianas, las mismas que hacíamos antes de partir a nuestro camino a la alegría. Pero ya estamos retomando el blog, así que por favor, no se pierdan de las últimas crónicas.

EL REGRESO:
La verdad aún no creíamos que la despedida comenzaba, sabíamos que cada que íbamos en dirección a otro país, debíamos hacerlo, despedirnos de nuestros amigos y del lugar para continuar con el recorrido, pero esta despedida era diferente, nosotros ya íbamos en retroceso, no íbamos más hacia el sur y entonces las despedidas eran cada vez más difíciles.

Costa Rica:
Fue uno de los países que más disfrutamos, tanto mis papas como yo, coincidimos que es el numero 1 de los que hemos visto hasta ahora por la gran variedad del país y por la calidez de la gente. No podíamos irnos sin despedirnos y darle las gracias a los amigos que hicimos allá; a Felipe y su familia, a Gustavo y familia y obviamente del señor Miguel Legarda, quien nos abrió las puertas del Hotel Intercontinental y nos brindó su amistad, de verdad que ya tenemos la camiseta del Intercontinental bien puesta!!
Todo fue muy emotivo, pero bueno un largo camino nos esperaba, tan largo que no llegamos ese mismo día a Nicaragua, decidimos quedarnos de nuevo en Kapazuri, el hotel al que llegamos recién entramos al país, para cerrar con broche de oro nuestra estancia en ese hermoso lugar!

Nicaragua:
Regresamos al Hospital Metropilitano Vivian Pellas y a la fundación APROQUEN, para despedirnos de todos nuestros amigos, aquellos que nos demostraron todo su apoyo durante nuestra visita, pero era Domingo y la mayoría de ellos descansaba, así que sólo pudimos ver a unos cuantos. Fuimos a cenar una deliciosa pizza de camarones (la mejor que hemos probado jaja) y pasamos la noche ahí. Al día siguiente nos encontramos con las demás personas a las que queríamos ver, nos despedimos y continuamos con el camino de vuelta. Esta vez nos encontrábamos como al principio, sin saber que hacer, el país que seguía era Honduras y aunque ya lo conocíamos, la situación del golpe de estado estaba mucho más fuerte.

Honduras:
Entrar no fue difícil, lo difícil fue encontrar un lugar para dormir a las orillas del país, ya que entrar a Tegucigalpa estaba imposible, especialmente porque a las 6pm se había anunciado el Toque de Queda hasta las 7am del otro día, así que no taníamos otra opción mas que esperar. Afortunadamente nos dieron permiso de quedarnos en el estacionamiento de un hotel, hacía mucho calor, en la televisión no había nada más que cortes informativos del estado o noticias acerca de Michelletti y Zelaya, no había transportes en la ciudad, mucho menos gente, sólo policías.
Al día siguiente, sólo esperamos a que dieran las 7am para salir, obviamente había mucha seguridad, pasamos muchos retenes, pero ninguno con problemas. Bueno, tuvimos que dar 3 dólares para que nos dejaran pasar en el primero, y ya en la frontera, tuvimos que inventarnos una historia de un salvoconducto de nuestra embajada para que nos firmaran el permiso de salida jaja. Si funcionó y salimos. Ojala hubiéramos podido reencontrarnos con nuestros amigos de CRISAQ y el Hospital Escuela.

El salvador:
Volvimos a Metrocentro, donde nos quedamos la primera vez, estuvo increíble que los policías se acordaran de nosotros y nos volvieran a dar una gran parte del estacionamiento y agua para estar ahí. El problema era la luz, no podíamos estar en La Toy porque hacía muchísimo calor y no había forma de prender el aire acondicionado, así que nos fuimos al Intercontinental a saludar a nuestros amigos y por supuesto al Licenciado Joel, lo recuerdan? Gracias a el fue que empezó la magia de los Hoteles Intercontinental. La magia que continuaba porque cuando nos volvimos a ver, platicamos de todo lo que nos había pasado y por que no, nos dio la llave del spa y la alberca para estar ahí, pero bueno, también debíamos volver a casa. No sin antes volver a Guatemala.

Guatemala:
Otro de los países más hermosos, estábamos en verdad muy emocionados por volver, aunque fue muy difícil hacerlo, mientras en todos los países moríamos de calor, en Guatemala caía una tromba, el camino en carretera fue bastante pesado, desgraciadamente vimos un accidente muy fuerte debido a lo resbaloso del piso, a los troncos de árboles caídos, a la poca visibilidad, prácticamente se hacían ríos de agua y lodo por las calles, pero nosotros no podíamos parar, no había ni forma, debíamos continuar. Gracias a Dios llegamos con bien, la idea era llegar directo a casa de Lilly y Abel, nuestros primeros y grandes amigos, nos perdimos un ratito para encontrar el camino a su casa y cuando llegamos, no sabíamos qué numero debíamos tocar. Entonces nos esperamos fuera del fraccionamiento, mientras preparábamos algo de comer, de pronto, Lilly paso en su carro y se quedo viendo a La Toy por mucho tiempo, en realidad no creía que estuviéramos ahí, estábamos muy emocionados de volver a vernos en tan poco tiempo, nos invitó a pasar, vimos al Doc. Abel y a sus vecinos, también amigos nuestros “Los Cifuentes” que también moríamos por ver. Wow, fue tal lindo reencontrarnos. En verdad todos ellos se habían vuelto parte de nuestra familia!
La idea era solo quedarnos unos cuantos días para descansar, máximo 2, pero es tan lindo estar ahí y nos sentimos tan cómodos que nuestros dos días, se convirtieron en 2 semanas, las cuales aprovechamos para visitar puntos de interés que no habíamos visto la primera vez que estuvimos ahí, como las ruinas de la antigua Guatemala, el volcán pacaya, que es un volcán activo de lava y que fue de las mejores experiencias que mi papa y yo hemos tenido, digo sólo mi papa y yo porque mi mama optó por no ir a ese tour y es que la verdad fue muy pesado subir tantos kilómetros en medio de la lluvia, de hecho a mi se me bajo la presión y fue muy difícil continuar con el camino de 4 horas de subida y 4 de bajada, pero estando arriba la recompensa es fantástica, cerca de la lava y asando bombones, el cansancio y el frío se te olvidan por completo, a demás de la hermosa vista que ahí ahí.
La despedida fue muy triste, esta vez no sabíamos cuánto tiempo pasaría para volvernos a ver, pero lo aprovechamos al máximo, todos nos encontramos en la Toy, nos tomamos muchas fotos, nos dimos algunos recuerdos y grabamos un video para recordarlos a cada uno de ellos, aunque bueno, el video no es muy necesario para recordarlos porque siempre están en nuestras mentes y en nuestros corazones. Pero bueno, nos despedimos para visitar el centro arqueológico Tikal,  que fue la cidad más grande de los mayas y que se encuentra en la zona del Petén, fue uno de los principales centros culturales y poblacionales de la civilización maya. Que hermosa ciudad, es enorme y tanto mis papás y yo, quedamos admirados de tanta belleza, de la creatividad y el ingenio de los mayas en construir una ciudad en medio de la selva y que a demás fuera tan funcional. De las pirámides sobrevivientes están seis grandes templos piramidales y el palacio real, además de algunas pirámides más pequeñas, palacios, residencias y piedras talladas. Habían pirámides de más de 70m de altura y caminar durante dos días para poder conocerlas todas, escuchando a los monos saraguatos, viendo a los cuatis y disfrutando de la vegetación, ha sido una experiencia incomparable. Poder subir a la mayotía de sus pirámides es mágico, la verdad da un poco de miedo estar ahi, sobretodo por la altura, pero la vista que se aprecia por encima de los árboles es maravillosa. Para nosotros, Tikal debería formar parte de las maravillas del mundo!
Estando en el Petén, encontramos un lago hermoso llamado “El Remate”, la idea no era quedarnos ahí, no hasta que encontramos un lugar perfecto para pasar aunque sea un noche antes de continuar hacia Belice. Pero el lugar era tan tranquilo y tan lindo, que estuvimos 3 noches ahí sin importar que no tuviéramos energía eléctrica, obvio no importaba porque el lugar lo tenía todo. Podíamos nadar en el lago todo el día y recolectar caracoles de agua dulce en el muelle, después ir a comer a un restaurantito que a demás tenía alberca y podíamos nadar y terminábamos agotados, solo con ganas de dormir. Ah pero eso si, esto no hubiera sido igual de interesante si no hubiéramos conocido a Geremías, un niño de 9 años que primero era el recolector de caracoles, después nuestro guía y a demás, nuestro gran amigo. Es tan inteligente que en verdad nos encariñamos mucho con el, hasta iba a desayunar a La Toy y se pasaba todo el día con nosotros.
Todo hasta ahora había sido increíble, todo lo habíamos disfrutado mucho y si, aunque estábamos melancólicos por partir, también nos emocionaba la idea de estar cada vez más cerca de nuestro país. Así continuamos hacia Belice.

A CONTINUACIÓN TE DEJAMOS UNA GALERÍA DE LAS FOTOS DURANTE NUESTRO REGRESO.

 
 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: