La ruta de nuestro Camino a la Alegría

Hola amigos a continuación les dejo la ruta que tomaremos en nuestro “Camino a la Alegría”, la idea es que si a nuestro paso por tu País, Estado o Comunidad nos puedes brindar un espacio para poder estacionar nuestra combi y sobre todo poder compartir una agradable charla, te estaremos muy agradecidos.

Recuerda que nuestro viaje iniciara en Septiembre del 2014

México, D.F., Morelos, Guerrero, Michoacan, Colima, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Baja California Sur, Baja California Norte, California, Nevada, Oregon, Washington, British Columbia, Yukon, Alaska, Yukon, Nortwest, Alberta, Saskatchewan, Manitoba, Ontario, Quebec, Ontario, New York, Nueva Jersey, Pensilvania, Maryland, Washington D.C., Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Florida, Alabama, Misisipi, Luisiana, Texa, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosi, Guanajuato, Queretaro, Hidalgo, Estado de México, Tlaxcala, Puebla, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatan, Quintana Roo, Cuba, Jamaica, Haiti, Republica Dominicana, Puerto Rico, Belice, Guatemala. El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panama, Colombia, Ecuador, Peru, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Brasil, Guyana Francesa, Surinam, Guyana, Venezuela y Trinidad y Tobago. Uffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff

Image

Cuenta regresiva…

Y Comienza la Cuenta Regresiva.

Hola:
Nosotros somos Guillermo, Paulina y Jacqueline o lo que es casi lo mismo El Doitor Facha, La Doctora Ficha y La Doctora Fucha.
Somos una Familia Méxicana que hace 3 años tuvimos la gran oportunidad de poder realizar un viaje en Motorhome por 8 paises de América: México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Belice y 8 Estados de la Republica Méxicana: Puebla, Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Veracruz.
Durante nuestro Camino a la Alegría aparte de disfrutar lo que cada país nos ofrecía pudimos conocer personas muy lindas que nos recibieron como si fuéramos parte de su familia; abriéndonos las puertas de sus casas y sobretodo, de sus corazones y al mismo tiempo pudimos realizar otra de nuestras grandes pasiones “Risaterapia”, llevando alegría a las personas más vulnerables.
A nuestro regreso, en México, ya nunca volvimos a ser los mismos, nuestros pensamientos se encontraban recordando todos los bellos momentos vividos durante el viaje.
“Nuestra manera de ver y vivir la vida han cambiado” sin duda, experimentamos cada uno de nosotros un gran viaje interior y es así que tomamos la decisión de poder retomar el viaje pero ahora con otra filosofía: como un estilo de vida permanente, “como viajeros eternos”.
Ahora partiremos primeramente el 01/09/2014 con nuestra nueva compañera de viaje “La Chicharito” una combi Wetsfalia modelo 1979 Automática, que nos llevara a conocer hermosos lugares y sobre todo nuevos amigos.
En estos 3 años nos hemos dedicado a compartir mucho tiempo de calidad y Amor con nuestras familias, amigos y nuestros niños en el hospital, ya que estaremos mucho tiempo lejos de casa.
Además hemos estado ocupados en la planeación de este gran proyecto, recavando información importante, trazando la ruta, acondicionando La Chicharito, volviéndonos mejores y más preparados Doctores de la Risa, diseñando Postales, elaborando nuestros Ángeles del Camino, contactando personas afines que nos puedan ayudar durante nuestro trayecto.Y lo más importante, la edición de nuestro libro “Camino a la Alegría” el cual narra aventuras, historias de amor y humor, mágicas experiencias del recorrido llevando un mensaje de motivación e inspiración en donde todo es posible con Amor, Fe y Alegría (y que nos permitirá financiarnos en esta gran aventura).
Nos encantaría estar en contacto permanente contigo mediante este correo: caminoalaalegria@hotmail.com
Y nuestro blog donde estaremos subiendo las crónicas y fotos de nuestro recorrido https://caminoalaalegria.wordpress.com/
Tu puedes ser parte de nuestro gran sueño: recorrer el mundo llevando alegría. Ayúdanos a ayudar comprando nuestras postales, ángeles del camino o el libro y bríndanos un espacio cuando estemos visitando tu país o Estado.
Difunde nuestro proyecto!!! Quien ayuda a reír, ayuda a vivir!

Compartiendo Alegría!

Artículo publicado en el Boboletín de Risaterapia!!!

http://issuu.com/marterojo54/docs/boboletin_julio_2011_a

Nuestro sueño hecho realidad!

Tal vez muchas personas se pregunten qué ha pasado con nosotros, por qué dejamos de escribir y narrar nuestras aventuras.
Desgraciada o afortunadamente hemos vuelto a la realidad y con ella a realizar miles y millones de actividades.

Viajar era mucho más fácil, ahora debemos cumplir con muchos requisitos que obviamente implican mucho esfuerzo… es por eso que hemos estado un poco desconectados!
Yo (Paulina) ya entré a la Universidad y por las tardes a trabajar (dando clases de inglés). Y mis papás, se encuentran trabajando en un nuevo proyecto, o mas bien “su proyecto de vida”

Proximamente los haremos partícipes de cada cosa nueva, mientras…muchas gracias a todos por sus comentarios y por seguir al pendiente de NUESTRO “CAMINO A LA ALEGRÍA”

Belice!!

Pues aunque ya habíamos recibido comentarios de que no había nada que ver en Belice y que era un país algo aburrido, nosotros no nos dejamos llevar por los comentarios y no quisimos quedarnos con la duda así que decidimos en nuestro regreso, pasar a visitarlo.
Nuestra idea era llegar a un Trailer Park cerca de Orange Walk… que dijo?? Sí, todo en Belice está en inglés, pero no cualquier inglés, era un inglés que ni los americanos entendían, abrevian las cosas o no sé, el punto es que es muy difícil de entender.
Llegamos a la aduana y todo es muy estricto, son muchos pasos los que tienes que seguir, eso sí, son muy organizados y la gente que está a cargo de darte los permisos, es un poco, especial. Tienes que decir exactamente el por qué de tu visita y la dirección del lugar al que te diriges, el problema con nosotros es que no tenemos un rumbo fijo, afortunadamente nosotros tuvimos suerte de que nos dieran el permiso muy fácilmente y creo que fue porque les causamos curiosidad, obviamente revisaron la Toy, más que nada para conocerla y después de fumigarla, pudimos entrar al país con un permiso de una semana, según para nosotros era muy poco, pero bueno, íbamos a aprovechar el tiempo al máximo.
Ya era un poco tarde y en verdad teníamos hambre, así que al encontrar unos pollos asados en la carretera, no dudamos en pararnos y comer ahí, estaban deliciosos, la gente muy amable, hablando muy bien de México y haciendo su mayor esfuerzo por comunicarse con nosotros en español porque aunque si lo hablan, la mayoría ha perdido la costumbre de practicarlo debido a que todos se comunican en inglés, los productos son importados de Estados Unidos, pagan en dólares, etc. Eso nos confundió un poquito, ya que hay dólares beliceños y dólares americanos. 1 dólar americano, equivale a 2 dólares beliceños, así que al momento de pagar, no sabías si el precio que te daban era en dólares americanos o beliceños. En fín, teníamos que acostumbrarnos como en todos los demás países.
Continuamos nuestro camino hacia el Trailer Park para poder instalarnos, pero fue un camino muy largo, un camino algo extraño porque no estábamos acostumbrados a ver lo que esta vez veíamos. Estábamos en un lugar muy tranquilo, prácticamente sin gente, la gente que podíamos encontrar era gente de color (gente muy negra), la mayoría con trenzas o rastas, que se encontraban en familia fuera de sus casas disfrutando de un día de campo o tal vez refrescándose por tanto calor. Las casas eran pequeñas, todas de madera y construidas hacia lo alto para protegerse de las inundaciones debido a las lluvias o a la creciente de los ríos y mares que están muy cerca y que rodean a las civilizaciones. No hay comercios, hay muy pocas calles como las que nosotros conocemos, no hay tráfico, de hecho rara vez pasan carros, hay muy pocos policías, pero los que hay, están verdaderamente al pendiente de lo que haces o no haces, y eso lo digo porque a nosotros se nos ocurrió pararnos en un puente que cruza el río para tomar una foto, jamás lo hubiéramos hecho, el policía empezó a gritarnos cosas que por supuesto no entendimos, hasta que se acercó al motorhome y nos dijo en inglés que no podíamos pararnos a tomar fotos ahí, mi papá le dijo que no hablaba inglés, pero el policía tampoco hablaba español jaja, así que tuve que ser yo la que hablara con él y bueno, le pedí disculpas, pero no sabíamos que estaba prohibido hacer eso ya que nunca habíamos estado antes en ese país; no hubo problema, nos pidió que no lo volviéramos a hacer y nos fuimos.
Ya era tarde y por ningún lado encontrábamos el Trailer Park, no había un lugar en donde pudiéramos quedarnos, no habían centros comerciales ni parques, empezábamos a darnos cuenta que en verdad no había nada.
Llegamos a la “zona turística” que daba hacia la playa, si habían 4 hoteles eran muchos, había un pequeño parque y mucha gente paseando por ahí, a los que aprovechamos para preguntarles por el Trailer Park y aunque ya habíamos pasado por ahí, nadie sabía decirnos en dónde estaba y nosotros nunca pensamos que ese lugar por el que ya habíamos pasado muchas veces, era un Trailer Park, en fín, estábamos un poquito estresados, confundidos. No sabíamos que hacer, en cuanto a actividades turísticas no había mucho que conocer y nosotros debíamos descansar. Pagamos una noche en el Trailer Park, la cual nos pareció un poco cara, preguntamos por los lugares que podíamos conocer y los únicos lugares mencionados eran lugares que sonaban bastante interesantes, pero bastante caros también. Entre ellos están el “blue hole” que sólo pudimos conocer por fotos y la zona libre en donde dicen que la ropa y otras cosas son muy baratas.
No tuvimos más opción que continuar con nuestro camino debido a los altos costos, sólo estuvimos una noche, una noche que para mí fue de las más emocionantes de mi vida, no porque hubiera pasado algo especial, era sólo saber que estábamos a menos de 7 horas de estar en nuestro país, en nuestro México.
El día había llegado y con él, nuestro fin en países extranjeros, continuamos por la carretera y cada vez aparecían más y más letreros que decían “México, derecho” lo cual nos emocionaba más, al menos yo aún no podía creerlo, pero mientras más derecho seguíamos, más cerca estábamos de llegar. Y en un abrir y cerrar de ojos, nos encontrábamos en la aduana para salir de Belice, sólo era cuestión de minutos, unas cuantas firmas y ya estaríamos fuera del país. Pero fueron más que unos cuantos minutos y firmas; un policía, nos detuvo pidiéndonos los papeles que debíamos tener para poder salir, como en todos los países, pero aquí fue diferente ya que debíamos tener un “seguro del vehículo” para poder transitar en su país y que de no tenerlo, podías ser remitido a prisión, el cual debimos haber adquirido en la aduana de entrada a Belice, y el cual no compramos. La verdad si nos preocupamos porque el policía nos decía que lo que habíamos hecho era una ofensa para él y para su país, que debíamos estar en la cárcel, pero para empezar, nosotros no teníamos idea de qué estaba hablando, a nosotros jamás se nos dijo que debíamos comprar ese seguro, si nos hubieran dicho lo hubiéramos hecho y mucho menos queríamos ofenderlo a él o a su país, así que tratamos de explicarle, pero él lo tomó muy personal, estaba muy enojado, prácticamente nos aventó nuestros papeles y así pudimos salir. Estábamos asustados, seguíamos sin entender, nos preguntábamos qué había pasado, a qué seguro se refería, en fin. Ya estábamos fuera y unas cuantas horas y otro proceso aduanal aún nos esperaban.

No dudo que Belice tenga muchos lugares bellos que visitar; santuarios, ruinas, playas, aventura y ecología… pero si no tienes el dinero suficiente, no creo que puedas conocerlos. Así que ya saben, si van a visitar Belice, vayan ahorrando!!!

EL REGRESO

Pues si, hemos tardado mucho tiempo en escribir de nuevo, pero es que apenas entramos a nuestro país, no desconectamos un poquito del Internet, para poder volver a hacer nuestras actividades cotidianas, las mismas que hacíamos antes de partir a nuestro camino a la alegría. Pero ya estamos retomando el blog, así que por favor, no se pierdan de las últimas crónicas.

EL REGRESO:
La verdad aún no creíamos que la despedida comenzaba, sabíamos que cada que íbamos en dirección a otro país, debíamos hacerlo, despedirnos de nuestros amigos y del lugar para continuar con el recorrido, pero esta despedida era diferente, nosotros ya íbamos en retroceso, no íbamos más hacia el sur y entonces las despedidas eran cada vez más difíciles.

Costa Rica:
Fue uno de los países que más disfrutamos, tanto mis papas como yo, coincidimos que es el numero 1 de los que hemos visto hasta ahora por la gran variedad del país y por la calidez de la gente. No podíamos irnos sin despedirnos y darle las gracias a los amigos que hicimos allá; a Felipe y su familia, a Gustavo y familia y obviamente del señor Miguel Legarda, quien nos abrió las puertas del Hotel Intercontinental y nos brindó su amistad, de verdad que ya tenemos la camiseta del Intercontinental bien puesta!!
Todo fue muy emotivo, pero bueno un largo camino nos esperaba, tan largo que no llegamos ese mismo día a Nicaragua, decidimos quedarnos de nuevo en Kapazuri, el hotel al que llegamos recién entramos al país, para cerrar con broche de oro nuestra estancia en ese hermoso lugar!

Nicaragua:
Regresamos al Hospital Metropilitano Vivian Pellas y a la fundación APROQUEN, para despedirnos de todos nuestros amigos, aquellos que nos demostraron todo su apoyo durante nuestra visita, pero era Domingo y la mayoría de ellos descansaba, así que sólo pudimos ver a unos cuantos. Fuimos a cenar una deliciosa pizza de camarones (la mejor que hemos probado jaja) y pasamos la noche ahí. Al día siguiente nos encontramos con las demás personas a las que queríamos ver, nos despedimos y continuamos con el camino de vuelta. Esta vez nos encontrábamos como al principio, sin saber que hacer, el país que seguía era Honduras y aunque ya lo conocíamos, la situación del golpe de estado estaba mucho más fuerte.

Honduras:
Entrar no fue difícil, lo difícil fue encontrar un lugar para dormir a las orillas del país, ya que entrar a Tegucigalpa estaba imposible, especialmente porque a las 6pm se había anunciado el Toque de Queda hasta las 7am del otro día, así que no taníamos otra opción mas que esperar. Afortunadamente nos dieron permiso de quedarnos en el estacionamiento de un hotel, hacía mucho calor, en la televisión no había nada más que cortes informativos del estado o noticias acerca de Michelletti y Zelaya, no había transportes en la ciudad, mucho menos gente, sólo policías.
Al día siguiente, sólo esperamos a que dieran las 7am para salir, obviamente había mucha seguridad, pasamos muchos retenes, pero ninguno con problemas. Bueno, tuvimos que dar 3 dólares para que nos dejaran pasar en el primero, y ya en la frontera, tuvimos que inventarnos una historia de un salvoconducto de nuestra embajada para que nos firmaran el permiso de salida jaja. Si funcionó y salimos. Ojala hubiéramos podido reencontrarnos con nuestros amigos de CRISAQ y el Hospital Escuela.

El salvador:
Volvimos a Metrocentro, donde nos quedamos la primera vez, estuvo increíble que los policías se acordaran de nosotros y nos volvieran a dar una gran parte del estacionamiento y agua para estar ahí. El problema era la luz, no podíamos estar en La Toy porque hacía muchísimo calor y no había forma de prender el aire acondicionado, así que nos fuimos al Intercontinental a saludar a nuestros amigos y por supuesto al Licenciado Joel, lo recuerdan? Gracias a el fue que empezó la magia de los Hoteles Intercontinental. La magia que continuaba porque cuando nos volvimos a ver, platicamos de todo lo que nos había pasado y por que no, nos dio la llave del spa y la alberca para estar ahí, pero bueno, también debíamos volver a casa. No sin antes volver a Guatemala.

Guatemala:
Otro de los países más hermosos, estábamos en verdad muy emocionados por volver, aunque fue muy difícil hacerlo, mientras en todos los países moríamos de calor, en Guatemala caía una tromba, el camino en carretera fue bastante pesado, desgraciadamente vimos un accidente muy fuerte debido a lo resbaloso del piso, a los troncos de árboles caídos, a la poca visibilidad, prácticamente se hacían ríos de agua y lodo por las calles, pero nosotros no podíamos parar, no había ni forma, debíamos continuar. Gracias a Dios llegamos con bien, la idea era llegar directo a casa de Lilly y Abel, nuestros primeros y grandes amigos, nos perdimos un ratito para encontrar el camino a su casa y cuando llegamos, no sabíamos qué numero debíamos tocar. Entonces nos esperamos fuera del fraccionamiento, mientras preparábamos algo de comer, de pronto, Lilly paso en su carro y se quedo viendo a La Toy por mucho tiempo, en realidad no creía que estuviéramos ahí, estábamos muy emocionados de volver a vernos en tan poco tiempo, nos invitó a pasar, vimos al Doc. Abel y a sus vecinos, también amigos nuestros “Los Cifuentes” que también moríamos por ver. Wow, fue tal lindo reencontrarnos. En verdad todos ellos se habían vuelto parte de nuestra familia!
La idea era solo quedarnos unos cuantos días para descansar, máximo 2, pero es tan lindo estar ahí y nos sentimos tan cómodos que nuestros dos días, se convirtieron en 2 semanas, las cuales aprovechamos para visitar puntos de interés que no habíamos visto la primera vez que estuvimos ahí, como las ruinas de la antigua Guatemala, el volcán pacaya, que es un volcán activo de lava y que fue de las mejores experiencias que mi papa y yo hemos tenido, digo sólo mi papa y yo porque mi mama optó por no ir a ese tour y es que la verdad fue muy pesado subir tantos kilómetros en medio de la lluvia, de hecho a mi se me bajo la presión y fue muy difícil continuar con el camino de 4 horas de subida y 4 de bajada, pero estando arriba la recompensa es fantástica, cerca de la lava y asando bombones, el cansancio y el frío se te olvidan por completo, a demás de la hermosa vista que ahí ahí.
La despedida fue muy triste, esta vez no sabíamos cuánto tiempo pasaría para volvernos a ver, pero lo aprovechamos al máximo, todos nos encontramos en la Toy, nos tomamos muchas fotos, nos dimos algunos recuerdos y grabamos un video para recordarlos a cada uno de ellos, aunque bueno, el video no es muy necesario para recordarlos porque siempre están en nuestras mentes y en nuestros corazones. Pero bueno, nos despedimos para visitar el centro arqueológico Tikal,  que fue la cidad más grande de los mayas y que se encuentra en la zona del Petén, fue uno de los principales centros culturales y poblacionales de la civilización maya. Que hermosa ciudad, es enorme y tanto mis papás y yo, quedamos admirados de tanta belleza, de la creatividad y el ingenio de los mayas en construir una ciudad en medio de la selva y que a demás fuera tan funcional. De las pirámides sobrevivientes están seis grandes templos piramidales y el palacio real, además de algunas pirámides más pequeñas, palacios, residencias y piedras talladas. Habían pirámides de más de 70m de altura y caminar durante dos días para poder conocerlas todas, escuchando a los monos saraguatos, viendo a los cuatis y disfrutando de la vegetación, ha sido una experiencia incomparable. Poder subir a la mayotía de sus pirámides es mágico, la verdad da un poco de miedo estar ahi, sobretodo por la altura, pero la vista que se aprecia por encima de los árboles es maravillosa. Para nosotros, Tikal debería formar parte de las maravillas del mundo!
Estando en el Petén, encontramos un lago hermoso llamado “El Remate”, la idea no era quedarnos ahí, no hasta que encontramos un lugar perfecto para pasar aunque sea un noche antes de continuar hacia Belice. Pero el lugar era tan tranquilo y tan lindo, que estuvimos 3 noches ahí sin importar que no tuviéramos energía eléctrica, obvio no importaba porque el lugar lo tenía todo. Podíamos nadar en el lago todo el día y recolectar caracoles de agua dulce en el muelle, después ir a comer a un restaurantito que a demás tenía alberca y podíamos nadar y terminábamos agotados, solo con ganas de dormir. Ah pero eso si, esto no hubiera sido igual de interesante si no hubiéramos conocido a Geremías, un niño de 9 años que primero era el recolector de caracoles, después nuestro guía y a demás, nuestro gran amigo. Es tan inteligente que en verdad nos encariñamos mucho con el, hasta iba a desayunar a La Toy y se pasaba todo el día con nosotros.
Todo hasta ahora había sido increíble, todo lo habíamos disfrutado mucho y si, aunque estábamos melancólicos por partir, también nos emocionaba la idea de estar cada vez más cerca de nuestro país. Así continuamos hacia Belice.

A CONTINUACIÓN TE DEJAMOS UNA GALERÍA DE LAS FOTOS DURANTE NUESTRO REGRESO.

 
 

 

 

 

 

RegResämÖs!!!

Pues ya estamos en el Distrito Federal, de vuelta en nuestra casa y visitando a la Familia.
Nos sentimos muy emocionados, pero a la vez muy raros de estar de vuelta tan pronto.
Ya estabamos bastante acostumbrados a nuestra vida de viajeros y en verdad la extrañamos, asi que en cuanto podamos, retomaremos nuestro “Camino a la alegría” y volveremos a contarles nuestras aventuras.
Mientras, los invitamos a leer nuestro apartado “EL REGRESO” en donde aún hay muchas cosas que contar!! Así como nuestro paso por Belice y el sureste mexicano.